Archivo

Archive for the ‘Sobre este blog’ Category

Notas sobre “Un Enemigo Común”

09/05/2010 Deja un comentario

Descargar E-Book

(Atención: Spoilers a partir de aquí.)

Este relato surgió de la sensación que me causó el vídeo filtrado a WikileaksCollateral Murder“. Una masacre llevada a cabo contra periodistas y civiles bajo la afirmación de que suponían una amenaza visto desde un helicóptero de guerra a varios cientos de metros desde el que les disparaban sin saber de donde les llovía el fuego. Creo que nunca se conocerá ni se juzgará a los responsables de ese crimen, ni a los autores materiales ni a los mandos que ordenaros y permitieron este y otros muchos ataques.

Hay que recordar que esta guerra (la de Irak) comenzó bajo la falacia de que escondían armas de destrucción masiva, hecho que ha sido probado falso y fue una simple escusa para comenzar una guerra. Pero desgraciadamente no es la única guerra que es movida por intereses diferentes a los que finalmente se exponen para llevarla a cabo frente a la comunidad internacional. Me pregunto si realmente todas las guerras están basadas en falsos argumentos y excusas con un fin muy diferente al que conocemos.

En el relato, quería contar una ficticia mano negra que se encarga de crear verdades de la nada, favoreciendo a algunos y haciendo caer a otros según la conveniencia. Mientras estas ideas vagaban por mi cabeza, la noticia del acuerdo de no proliferación de armamento nuclear cubría los telediarios de imágenes de los presidentes americano y ruso dándose la mano y firmando papeles con una gran cara de felicidad. Sin embargo, estos dos países aún guardan armamento nuclear activo y utilizable con suficiente cantidad como para cubrir la Tierra de fuego radioactivo varias veces. Una vez más ese sentimiento de una posible guerra nuclear mundial se apoderó de mí como lo habría hecho en todo aquel que viviese durante la guerra fría.

Ahora los Estados Unidos no atacarían a Rusia. Pero, ¿y si ya lo hubiesen hecho hace tiempo las consecuencias estuviesen a punto de llegar ahora? El armamento orbital fue prohibido en el Tratado del Espacio Exterior, que firmaron Rusia, Estados Unidos e Inglaterra en 1962. Esto, aunque parezca ciencia ficción, es totalmente real, como lo es el Sistema Fraccional de Bombardeo Orbital que desarrolló Rusia, poniendo bombas nucleares en una órbita baja capaces de caer sobre cualquier lugar del mundo.

El sistema que crean los americanos en el relato es un poco diferente. En realidad es una bomba cinética, en la que también se han hecho algunos intentos reales. Se basa en el hecho de que una masa, acelerada hasta una fracción de la velocidad de la luz es capaz de alcanzar una energía cinética que puede transformarse en el impacto en una energía equivalente a una bomba atómica. Estas armas se llaman también armas relativistas al alcanzar esta velocidad cercana a la luz. Son imposibles tanto de detectar, ya que no tienen motores que generen calor, como de detener.

Si tenéis curiosidad por conocer los datos que utilicé para los cálculos del relato son los siguientes: Un cono de 10 m3 de hierro y un núcleo de 6 m3 de plomo en el interior con un total de algo más de 146 toneladas. La velocidad necesaria para alcanzar una energía de similar a la de un a bomba atómica (la Hiroshima se estima que tenía unos 13-18 Megatones), tenemos que acelerarlo hasta una velocidad de 1.000 Km/s (con lo que recorre la distancia entre la Luna y la Tierra en algo más de 6 minutos y medio). Esto da una energía total de 7.3×10^16 Julios (unos 17,45 Megatones).

Alcanzar estas velocidades hace que el tiempo varía entre el objeto y el observador externo, debido a la ley de la relatividad de Einstein. Este fenómeno ya se da en los satélites que utilizamos en GPS, así que en objeto que viaje a mucha más velocidad el efecto puede llevar a que los sistemas de comunicación se de-sincronicen, lo que lleva a no poder desactivar la bomba cuando quisieron hacerlo.

En su intento por crear una explicación de un agente externo agresor recurren al proyecto SETI (Search for Extra-Terrestrial Intelligence) y la señal WOW. Además, se aprovecha el miedo humano a que el visitante sea violento, como expresó Stephen Hawkings recientemente.

Finalmente, os dejo un link del programa de radio “Ciencia al Cubo” de Radio5 en el que presentan “Conspiración Lunar: Vaya timo!” en el que de tratan las conspiraciones que hablan de que el hombre no llegó a la Luna para desterrar cualquier duda sobre mi opinión acerca de este tema.

¡Espero que os haya gustado el relato!

Categorías:Sobre este blog

Ciencia ficción vintage

04/04/2010 Deja un comentario

En el centro de Zaragoza han montado unos chiringuitos con libros de segunda mano bastante interesantes. Allí he encontrado esta joya:

En el interior están las siguientes historias:

Todos ellos sacados de la revista “The Magazine of Fantasy and Science Fiction” y editado en 1976.

A veces se encuentra uno estos tesoros en los lugares más inesperados. ¡Esperemos que el contenido sea tan bueno como parece!

Categorías:Sobre este blog

Notas sobre El Genio

28/03/2010 Deja un comentario

Descargar E-Book

[Atención: spoiler a partir de aquí.]

En el relato de El Genio quería hacer una algo que de vez en cuando hacía Philip K. Dick en sus relatos de ciencia ficción. La actualización de relatos clásicos, como por ejemplo, el diluvio universal, el dragón guardando un tesoro o el propio relato de la resurrección de un profeta. Estos relatos me gustan porque da un punto de vista nuevo a historias que todos tenemos en nuestro subconsciente y hemos escuchado desde pequeños. ¿Cómo se contaría ahora el relato de la Iliada y la Odisea? ¿O el relato de Aladín y el genio encerrado en la lámpara? Eso es lo que quería experimentar en este caso.

La verdad es que no es una actualización del relato de Aladín, propiamente dicha, pues el original es mucho más complejo e implica una historia de traición, un esclavo que se rebela contra su amo, etc. Lo que me atraía realmente de esta historia era la idea de los genios.

En la tradición de los pueblos de oriente medio existe la creencia en unos seres que habitan en las cosas y en los lugares llamados Djinn. Estos seres continúan en la tradición de los países islámicos. De hecho, Satán en la tradición islámica no es un ángel caído, sino un genio. Como curiosidad, pueden confundirse entre los humanos y la forma de distinguirlos es porque tienen los pies vueltos al revés.

Esta idea animista de seres o espíritus que habitan en cosas se me ocurrió que tenía un paralelismo con los el paradigma de agentes móviles existente en informática. Normalmente un programa informático se ejecuta en una máquina (ordenador) y puede pedirle información a otros programas que están ejecutándose en servidores. Sin embargo los agentes móviles son programas que “saltan” literalmente de un ordenador a otro. Pasan de estar en ordenador a estar en tu móvil, en el servidor del banco o en la televisión. De hecho, es gracioso que en la película “Matrix” el “agente” Smith es un programa que pasa de una persona a otra “infectándolos” y metiéndose en ellos. A cualquier informático que ve la película le hace gracia este guiño a los agentes móviles.

En el futuro, la verdad es que me parece poco probable que se popularicen los agentes móviles, aunque no imposible. Para ello se necesitaría una estandarización de los sistemas o lenguajes interpretados independientes de la máquina en la que se ejecutan. Es posible que la nube y los sistemas operativos basados en exploradores web podrían ser un buen punto de partida. Además, los agentes móviles podrían llevar firmas digitales que identificasen al propietario del agente, permitiendo hacer transacciones seguras con bancos, gestiones oficiales o controlar aparatos de nuestra propiedad.

Además de los agentes móviles, en el relato aparecen las redes neuronales. Esta técnica de inteligencia artificial es muy sencilla y sorprendentemente eficaz. Se basa en una matriz de valores que dada una colección de entradas da una salida. Estos valores se obtienen entrenando la matriz con anterioridad con valores de entrada y salida conocidos.

¿Para qué sirve? Básicamente para reconocer patrones. Por ejemplo, si tenemos una planta de clasificación de frutas (manzanas y melocotones, por ejemplo), podemos poner una cámara y una red neuronal que apunte hacia la cinta y distinga qué fruta es para mandarla a una cesta o a otra (independientemente de la posición, tamaño, forma o estado de la fruta a reconocer). Estas redes neuronales están presentes en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo en el sistema de reconocimiento de matrículas que hay en casi todos los parkings o los sistemas de reconocimiento de voz.

En realidad, nuestro cerebro no es mucho más que eso. Una extraordinaria máquina de reconocimiento de patrones que nos ayudan a identificar cosas buenas o malas para nuestra supervivencia. Siempre me he preguntado qué pasaría si se hiciese una red neuronal lo suficientemente grande. Quizás esta es la parte más de ficción del relato. Las predicciones de singularidad tecnológica dicen que es posible que un sistema distribuido “despierte” como una conciencia viva en el mundo digital. Pero el paso para conseguirlo no creo que sea algo programado o anunciado solemnemente por la comunidad científica.

Seguramente nadie se de cuenta en el momento de que algo nuevo a aparecido. Seguramente no pensará como nosotros. No tendrá nuestros instintos, ni tendrá las mismas motivaciones. Quizás su única motivación sea recopilar información, o crecer e infectar otros equipos, o simplemente no dejar de ejecutarse.

¡Espero que os hayáis disfrutado con este relato de ciencia ficción!

Categorías:Sobre este blog

Notas sobre “El Accidente”

14/03/2010 Deja un comentario

Descargar E-Book

El Accidente ha sido el primer relato que presentaba a un concurso de ciencia ficción. La verdad es que tenía ya tantas ganas de publicarlo que casi me daba igual que ganase o no. Lo único que se me ha hecho raro es la limitación en el número de palabras debida a las bases del concurso, pero creo que al final he podido condensar la idea que tenía en mi cabeza en una historia más o menos corta sin que perdiese tensión ni pareciese atropellada.

Lo que cuenta en la historia es una idea que me vino al leer uno de los relatos de Philip K. Dick en los que los protagonistas viajan en el tiempo y según viajan hacia el pasado o hacia el futuro ven las cosas más grandes o pequeñas debido a que el universo está en expansión.

[Cuidado, spoilers a partir de aquí]

Pensando sobre este relato de K. Dick y los viajes en el tiempo, se me ocurrió que es cierto que el universo está en movimiento, y que si algo viaja en el tiempo no debería llevar la misma deriva espacial que el resto de objetos que le rodean en ese momento, sino que simplemente aparecería en el mismo punto absoluto del universo. Si consiguiésemos mandar cosas al pasado y ver hacia donde se han movido, se podría calcular al movimiento constante y absoluto que define la expansión del universo, pudiendo conocer la posición donde se supone que se originó el Big Bang.

Pero, ¿Cómo mandamos “cosas” a través del tiempo? En teoría nada puede ir más rápido que la luz, pero hay un truco que vi hace unos años en un documental:

Si esto lo juntamos con las constantes noticias sobre accidentes en el LHC, tenemos un relato muy similar al que habéis podido leer en El Accidente. Espero que os haya gustado.

Categorías:Sobre este blog

Notas sobre Sarkusa

23/02/2010 Deja un comentario

Descargar E-Book

Sarkusa es un relato que tenía muchas ganas de escribir. En realidad, la historia de una Zaragoza enterrada por la arena y en el que la gente vive en los sótanos y garajes de la actual ciudad era la idea principal de un videojuego que estuvimos a punto de producir hace unos años cuando trabajaba haciendo ese tipo de cosas. Al final, se desechó por una historia más infantil y adorable, aunque eso es otra historia…

Sarkusa es la evolución del nombre de Zaragoza (Zaragoza, Saragossa, Sarkosa, Sarkusa). Rodeada por el desierto de los Monegros, cuando sopla el cierzo hay días que no se pueden abrir los ojos por la cantidad de partículas en suspensión y polvo que arrastra. Si hubiese una sequía severa y el río Ebro dejase de llevar caudal al valle, la erosión y el viento harían inviable la vida en la ciudad.

Uno de los puntos más importantes de esta nueva ciudad subterránea es el Urba, el cauce seco del río Huerva. Hasta hace poco más de medio año, nadie parecía saber que el río Huerva discurre por debajo del centro mismo de la ciudad, tapado por unas enormes vigas escondiéndolo bajo la Gran Vía zaragozana. Las recientes obras del tranvía ha dejado al aire libre el inmenso túnel por el que discurre el río.

Para el relato pensé que qué mejor que el cauce seco de un río que pasa por el centro de Zaragoza para conectar los diferentes garajes, sótanos, parkings y alcantarillas que sirven de calles y viviendas para la nueva comunidad subterránea. Sin embargo, la idea de una ciudad subterránea autosuficiente no es nueva. En la Capadocia turca hay varias ciudades. Yo personalmente estuve en varias (como por ejemplo Derinkuyu) y es realmente asombroso cómo hace siglos fueron capaces de escavar tantos niveles bajo tierra y unos túneles tan complejos y extensos que eran capaz de conectar varias ciudades similares que se encontraban a 20 y 40 kilómetros de distancia.

Siempre me pregunté como sería una ciudad subterránea en la actualidad. Quizás el reto más importante sería conseguir comida y agua. En en relato se resuelve esto mediante un sistema de reutilización del agua de la ciudad y mediante el cultivo de plantas ayudándose por LEDs que aportan la radiación y luz necesaria.

El hilo principal de la historia tiene como fondo una intoxicación por plomo. Este metal pesado ha estado presente en muchos momentos de la historia, desde la caída del imperio romano, hasta la aparición de las primeras conservas en lata. Sin embargo, aunque en estos momentos todo el mundo sabe y es consciente del riesgo de la intoxicación por plomo, hasta hace no mucho se seguían haciendo tuberías en las casas con este metal y es muy probable que una sociedad en la que sólo quedan lo más pobres y con menos recursos, a lo largo de varias generaciones se haya olvidado este peligro e incluso se ignore, utilizando este metal sin restricciones por su gran maleabilidad y facilidad de trabajo con él.

Por último, la forma de generar electricidad es a base de unos anemómetros que funcionan como dinamos en serie que generan un potencial suficiente como para alimentar los LEDs de la ciudad. Para conseguir una velocidad más o menos constante, pensé en añadir un contrapeso circular pesado que le diese inercia, evitando acelerones bruscos y paradas. Estos contrapesos estarían hechos de plomo, que es pesado y serviría perfectamente para este propósito.

Categorías:Sobre este blog

Notas sobre “El Ojo de Apolo”

27/12/2009 Deja un comentario

Descargar E-Book

El Ojo de Apolo fue para mi un experimento. Me había marcado el reto de de hacer ciencia ficción ambientada en el pasado, pero sin caer en la fantasía ni en los robots en la edad media que se hicieron tan famosos en los 80-90. Para ello lo más interesante fue encontrar un hecho que para los habitantes de una época pasada hubiese parecido ciencia ficción o brujería, aunque podría haber sido totalmente posible contando con el conocimiento y la tecnología del momento.

Durante la búsqueda de algo que pudiese encajar en esta descripción me acordé de un programa que vi en la televisión hace mucho tiempo y que retomaron los Cazadores de Mitos en uno de sus capítulos: el rayo de la muerte de Arquímedes.



Durante el sitio de los romanos a Siracusa, Arquímedes desarrolló una serie de elementos militares defensivos, entre ellos el documentado en las crónicas como “La Garra de Arquímedes“, que consistía en un sistema de poleas que lanzaba a las embarcaciones romanas contra las rocas de los acantilados.

También, aunque menos documentado, es el el uso de los escudos de los soldados griegos para concentrar la luz del sol en un punto y hacer arder los barcos romanos. Sin embargo, en Los Cazadores de Mitos decían que era poco probable que hubiese funcionado, ya que era necesaria una gran coordinación y mantener todos los rayos reflejados en un mismo punto de manera continuada, cosa que con un barco en un mar con oleaje resulta muy difícil.

Estudiando a Arquímedes, descubrí que fue un matemático excepcional y entre sus descubrimientos estaba el estudio de las propiedades de la parábola. Esta forma es la que utilizan las antenas parabólicas para concentrar la señal en un mismo punto. ¿Y si hubiese utilizado la parte posterior de escudos pulidos para concentrar mejor la luz? Pero entonces aún tendríamos el problema de dirigir efectivamente el rayo.

Entonces se me ocurrió la idea de un sistema de lentes, una que concentrase el rayo, igual que una lupa concentra los rayos del sol y es capaz de quemar el papel, y otra lente que dirigiese ese rayo hacia los barcos. Esto crearía una forma antigua de luz concentrada con un poder enormemente destructivo pese a su primitiva tecnología. Las lentes se conocen desde hace 3000 años, mucho antes del sitio de Siracusa, en el 212 A.C. y con los conocimientos de geometría de Arquímedes es posible que pudiese haber llegado a esta destructiva solución.

En la actualidad un grupo en Uzbekistán ha conseguido un láser de 1MW de potencia con una técnica similar de concentración de rayos solares, lo que nos da una idea del poder que puede llegar a tener este tipo de técnicas.

Espero haber conseguido mi objetivo, y contar una historia que podría haber sido ciencia ficción en el pasado y sin haber destrozado excesivamente ni la historia ni la tecnología accesible en el lugar y momento en el que de desarrolla la historia. Y sobre todo, espero que os haya gustado el relato 😉

Categorías:Sobre este blog

Previo: El Accidente

10/12/2009 Deja un comentario

El accidente es el primer relato que presento a un concurso. ¡Esperemos que las ovejas eléctricas me den suerte!

De momento habrá que esperar a poder leer este relato hasta que salga el fallo del jurado del concurso. Hasta entonces sólo puedo decir que se trata de una historia que desmonta cualquier película, serie o libro que hable de viajes en el tiempo y similares. En Marzo de 2010 podré contar más… Hasta entonces tendré que escribir alguna de las historias que tengo en la recámara.

¡Crucemos los dedos!

Categorías:Sobre este blog
A %d blogueros les gusta esto: